PDI desbarató red prestamista ilegal que dejó más de 400 víctimas en Arica

Tras seis meses de investigación, detectives de la Fuerza de Tarea Contra el Crimen Organizado de la PDI Arica y Fiscalía desbarataron una organización colombiana que, según se ha llegado a calcular, prestó dinero de manera ilegal a más de 400 pequeños comerciantes de la ciudad, a cambio de devoluciones en cuotas diarias con hasta un 70% de interés, modalidad conocida como “préstamos gota a gota”.

La denominada operación “Kuykuña” (“andar sigiloso” en aymara) culminó este domingo 5 y lunes 6 de noviembre con la detención de 20 personas (16 colombianos, dos chilenos y dos peruanos), investigadas por los delitos de asociación ilícita, lavado de activos, usura e infracción a la Ley General de Bancos.

Las detenciones principalmente se produjeron durante el allanamiento de 10 domicilios de Arica, uno de Ovalle y otro de Coquimbo, donde la policía incautó múltiple evidencia asociada a la actividad ilícita de esta organización, como libros contables, comprobantes de envío de dinero, vouchers, pagarés, tarjetas bancarias, entre otros.

Entre los detenidos figuran el líder de este grupo criminal, un colombiano identificado con las iniciales G.A.H.M., de 30 años, conocido como el “Tavo”, quien habitualmente operaba desde el extranjero, y su representante en territorio nacional, una mujer de la misma nacionalidad individualizada como M.A.M.D., de 51 años. La organización se caracterizaba por funcionar bajo una estructura altamente jerarquizada, con personas que además cumplían roles de supervisores y cobradores en terreno de las ganancias.

El jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Arica, comisario Javier Valenzuela, explicó que “esta gente se mezclaba entre los ciudadanos de Arica y hacía su labor ilícita a plena luz del día, pasando desapercibidos. Eran bastante cercanos con sus víctimas”, característica plasmada en el nombre de la operación policial.

Indicó que la banda ofrecía préstamos a comerciantes de distintos rubros de la ciudad, de 100 mil a 3 millones de pesos, que debían pagarse diariamente (gota a gota) hasta en 24 días. “Aplicaban un interés del 20% al 70% que excedía con creces el máximo permitido por la Ley de Bancos (3,2%) y que variaba de acuerdo al plazo de devolución de los dineros”, precisó el oficial.

El grupo se caracterizaba, además, por mantener al día la contabilidad de su negocio, a través de una plataforma online que permitía conocer en tiempo real el flujo de dinero y la ubicación de sus cobradores.

El investigador detalló que el mando central de la organización recaía sobre un ciudadano colombiano que periódicamente se movilizaba entre Chile y Colombia, quien a su vez “tenía un brazo derecho en Arica, supervisores y recaudadores que trabajaban directamente en la calle”.

El dinero recaudado fluía hacia la ciudad colombiana de Buenaventura, principalmente a través de giros financieros, correos humanos y vehículos con compartimentos especiales. La PDI no descarta la posible existencia de nexos internacionales con otras organizaciones criminales, sin embargo, aún esto se encuentra en investigación.

Durante el allanamiento del domingo, además, la policía incautó 9 millones 274 mil 650 pesos chilenos, un millón 309 mil pesos colombianos, 565 pesos argentinos, 220 soles y 205 dólares americanos, cuatro automóviles, computadores y teléfonos celulares.

Los imputados enfrentaban cargos del Ministerio Público este martes 7 en el Juzgado de Garantía de Arica, en una audiencia que se extendía hasta altas horas de la noche.

Comentarios

comentarios