“Cerro Chuño representa una tremenda deuda que el Estado de Chile tiene con Arica, pues en su momento no se realizaron las acciones necesarias para demoler y recuperar el sector, lo que ha repercutido en que hoy seamos testigos de una situación que pone en riesgo la vida de muchas personas”.

Con estas palabras, el diputado por Arica Nino Baltolu hizo un llamado al gobierno a “tomar cartas en el asunto y analizar la posibilidad de implementar un programa de reubicación de las familias que actualmente viven en la zona contaminada de Cerro Chuño para posteriormente proceder con la demolición total de las viviendas de la población”.

“Mientras esas casas sigan estando ahí, seguirán llegando personas a habitarlas, muchas veces en desconocimiento del riesgo al que se están exponiendo debido a la contaminación por polimetales”, sostuvo.

En ese sentido, Baltolu acotó: “Existe una orden de demolición que nunca se llevó a cabo en su totalidad. A raíz de ello, algunas personas inescrupulosas han vendido esas viviendas que actualmente pertenecen a Serviu, aún sabiendo que el sector no es habitable, poniendo en riesgo a decenas de familias, sobre todo de inmigrantes, que se están viendo expuestas a altos niveles de contaminación”.

“Es necesario que, primeramente, se ejecute un plan de reubicación de las familias en riesgo; luego se deberá analizar la situación de los inmigrantes que allí habitan y evaluar cada caso; para así finalmente proceder con la demolición total de las viviendas para que nunca más sean habitadas y empezar a pensar planes de recuperación del sector”, enfatizó.

El diputado Nino Baltolu subrayó que “es necesario que el gobierno de una vez actúe con decisión en torno a Cerro Chuño y no se sigan postergando las acciones, pues hay vidas en riesgo. Se necesita que los Ministerios de Vivienda, de Bienes Nacionales, entre otros, se comprometan en la búsqueda de soluciones para saldar esta enorme deuda que el Estado de Chile tiene con Arica”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here